A veces, nuestros encuentros con la naturaleza, pura y dura, no son como nuestra urbana imanación nos había prometido. Esta niña, la noche anterior casi no pudo conciliar el sueño ante la feliz perspe ...