Increible, pero cierto. Estos chicos de Berok han pegado mi infancia, y la de muchos marranos que conozco y que nunca he visto, de todo el globo a las paredes de un dormitorio. Por cierto, que si a ti ...