Con esa carita, ese cuerpo de diosa y esa alegría que tiene Kate Upton, no me extraña nada que esas dos obras de arte que son las tetas de la super modelo, se le vuelvan locas.