Sin palabras. Casi se me salta una lagrima del ojo al escuchar las primeras notas.