Pues nada, que me he enamorado

pelirroja

No la conozco, pero ya daría mi corazón por pasar con ella 5 minutos. A poder ser mordiéndole las orejas mientras dejo que me dé tetazos y me abraza con esas piernas inacabables y esa cadera digna de una diosa de la fertilidad. Si, soy muy romántico yo.

Por cierto, no tengo ni una foto mas de este milagro de la genética humana, si alguien supiera su nombre o si conociera webs donde hubiera mas fotos suyas… se lo agradeceria eternamente. Ya sabes, 13pigs@gmai… 😉