mmm… ¡que rico!

Imagina por un momento que la tierra fuera colonizada por una raza extraterrestre gigante. Es decir, aliens a nuestra imagen y semejanza pero del tamaño de un bloque de 6 pisos. ¿Lo estas imaginando? Bien, pues ahora imaginatelos en la cocina un día cualquiera… o mejor, no te lo imagines y miralo en este vídeo al que he llamado en un alarde de genialidad: Humanos al punto de sal.

La escena de lucha mas violenta (y cutre)

Hay miles, quizá cientos si soy menos exagerado, de escenas del cine que recordaremos siempre, y otras que, incluso sin haber visto la película, nos suenan y sabemos de lo que hablan cuando las nombran. Escenas que son tan grandes que solo con decir una sola frase se nos viene a la cabeza el nombre de la peli, los actores, la música que sonaba… Escenas como el “¡Juro por dios, que no volveré a pasar hambre!”, escenas como la de “Luke, yo soy tu padre“, “Le haré una oferta que no podrá rechazar“, “Puede que este sea el principio de un a gran amistad“… En fin, como decía, cientos. Escenas míticas por los sentimientos mostrados por sus protagonistas, por sus palabras, por… por lo que sea. Bueno, vamos a lo hemos venido. Abre tu libreta, esa en la que apuntas tus escenas míticas del cine, por que hoy vas a añadir una mas. La escena pertenece a la película Riki-OH: THE STORY OF RICKY. De 1991. No me des las gracias por rebuscar estas cosas para mostrártelas, es mi trabajo, y lo hago muy bien.

El sindrome de La Sirena

La naturaleza puede ser cruel con sus criaturas, y uno de esos casos es el de las personas que nacen con el síndrome de La Sirena, también conocido como Sirenomelia, que es una malformación congénita muy muy rara, se puede presentar en forma aislada asociada o formando parte del síndrome de regresión caudal. Como consecuencia la mitad inferior del cuerpo se desarrolla anormalmente, existe fusión de los miembros inferiores y una amplia gama de anomalías asociadas, por lo qué es imposible operar a esas personas y “devolverles” las piernas. Uno de los últimos casos conocidos es el de Shiloh Pepin de Portland, USA. Una niña de 8 años.

Friki Love In The Air

chica-friki

Imagina que una noche de estas conoces a una chica muy, muy, pero que muy friki. De estas que coleccionan muñecas de esas que parecen muertas, de esas que tienen todo el cuarto lleno de posters de los Pokemon, de Star War, de Heroes… Que viste de negro siempre y usa la ropa interior de su abuela… Imagina que, por lo que sea, llamemosle destino, llamemosle suerte, llamemosle putada, te gusta. Si, huele a queso de oveja derretido en la acera donde un yonki vomito hace 2 horas a pleno sol, pero joder, te gusta la chavala. ¿Le entrarías? Yo creo que si. Friki Love In The Air.