A veces, solo a veces, se nos van de las manos las bromitas. Y bueno, entonces pasa lo que pasa.