Sorpresita en el cumple de la profe

Osea, todo, así, como super  super, llevamos a unos ratoncitos de estos blanquitos de laboratio de quimica por su cumple y seguro que nos aprueba a todas y nos invita a un cafelito con un donuts relleno de frambuesa y virutas de chocolate blanco en el Dunkin Coffee que hay en la esquina de la facultad. ¿Vale? Si, si, calla que viene, que viene… ¿Happy….

Hay que ser hijo de puta

Lo peor no es que lo grabe o el mero hecho de que está haciendo una gran putada a sus congéneres, lo peor es que el muy hijo de puta se lo pasa pipa, se divierte como un marrano en una charca de barro. Solo hay que oir sus carcajadas.