Ya lo cojo yo, ya lo cojo yo…

Como remedio casero para remediar, sin tener que pasar por el psiquiatra, que los niños se vuelvan locos cada vez que suena el teléfono y salgan corriendo para cogerlo, vale, y es mucho mas inofensivo que el: – Como vuelvas a coger el teléfono te corto las manos. Y ademas no puedes evitar reírte de la pobre criatura y de la risa del cabrón de su padre. Buenisimo video.