No le toques los cojones a Pluto

Imagina que eres un padre, no, un padre no, un padrazo. Un padrazo que adora a su hijo, si, su hijo, porque lo de los 2500 leuros es tentador pero no tanto. Un padrazo que echa 10 horas cada día (cobrando 8 por supuesto) en la fabrica de botas del pueblo y que con mucho esfuerzo has conseguido ahorrar unos 700 euros como para irte con tu mujer e hijo a eurodisney. Hasta aquí todo normal. Una vida mileurista. Pero imagina que ese día, el gran día que llegáis al parque de atracciones mas famoso de Europa, es el día que Pluto has escogido para desatar su ira.

Imagina que eres ese hijo y que después de aquello cada vez que ves a Pluto en el disney channel te meas encima. Imagina que no entiendes como tu padre por ver el futbol todavía no haya quitado los canales de pago para protegerte de EL.

Imagina que estas hasta los cojones, no se como se dice en francés, de llevar puesto el puto traje de Pluto todo el verano, de que todos los niños te tiren del rabo, te escupan y te empujen…. E imagina que ya estas harto y que ese mocoso que te acaba de pegar una patada en las espinillas es el plato, el plato frio que llevas queriéndote comer desde Junio…