El gusano, la sangre y la adolescente

La cosa empezó con el gusano. Joder con el anuncito. Puedo decir a estas alturas que gracias a ese anuncio jamas se me pasó por la cabeza meterme nada raro en el cuerpo. Quitando, claro, el colesterol via bocatas de panceta con mahonesa. Después vino la sangre. La virgen la que liaron cuando pusieron los primeros anuncios de la DGT para que no le pisáramos mucho y para que nos pusiéramos el cinturón. Trozos de cristal volando por los aires, piernas cercenadas, zapatos sin dueño… Puedo decir a estas altura que no tengo carnet de conducir. Y ahora, desde Inglaterra, mas conocido como el país que parió al segundo mejor equipo de fútbol del mundo, nos llega otro anuncio…

Esta web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies