Inicio / Bizarro / El curioso caso del perrito lenguaraz

El curioso caso del perrito lenguaraz

Ante la mirada inquisidora del veterinario, la viuda señora Smith volvió a negar con la cabeza.

– Pero. señora, es peligros incluso para el propio animal _ Insistió de nuevo el doctor.

– Le digo que Tití está estupendamente como esta y que no voy a operarlo. _ Al terminar esta frase al mujer miró a su perrito y le rasco en una de sus orejas. Inmediatamente el can le lamió el dorso de la mano. Y la verdad, con aquella lengua de exactamente 46 centímetros no le costaba mucho.

– Está bien, señora. Al fin y al cabo, el perro es suyo.

Minutos despues de que la extraña pareja formada por la vieja señora Smith y su extraño perro hubieran abandonado la clínica, el doctor B.William no pudo dejar de pensar en aquel sucio y morboso pensamiento que lo llevaba torturando varias horas. ¿Por qué la señora Smith se obcecaba tanto en no querer operar al perro para que tuviera una lengua normal? ¿Por qué?. Acaso, la señora Smith… No, no podía ser. Negó con la cabeza fuertemente como si quisiera apartar aquellos pensamientos de su cabeza y volvió a sus tareas diarias.